Inicio » Curiosidades de los aviones » Impresionante despegue abortado de un Boeing 747

Impresionante despegue abortado de un Boeing 747

por Actualidad Tma

Una de las muchísimas pruebas que tiene que hacer un avión antes de dar servicio comercial es el despegue abortado. El despegue abortado (en inglés RTO: Rejected Take Off) consiste en acelerar el avión antes de despegar y acto seguido frenar al máximo.

despegue abortado boeing 747 rto
Bomberos apagando el fuego producido en los frenos tras el despegue abortado del Boeing 747-8

En este test realizado por Boeing en los años de certificación del modelo 747-8 (que ya tiene 10 años y supuso en su época lo más innovador de la aeronáutica como ahora es el Airbus A350) se ponen al límite los frenos.

Las condiciones del despegue abortado fueron las siguientes:

  • Velocidad máxima alcanzada antes de frenar: 320 km/h
  • Peso del avión: 442 toneladas (cargado al máximo de su capacidad)
  • Estado de los frenos: completamente desgastados
  • Sin reversas (sistema que ayuda al frenado del avión)

El resultado se ve claramente en el vídeo: los frenos fabricados en fibra de carbono salen ardiendo. 🔥

Los frenos fabricados por Goodrich mostraron un rendimiento espectacular a pesar de la completa degradación. Pararon el avión 200 metros antes del objetivo, mostrando que incluso en las peores condiciones posibles seguía siendo posible parar el avión con seguridad.

Te puede interesar Frenos de un avión: ¿cómo funcionan?

Es tal la cantidad de energía disipada que los frenos se calientan hasta los 400 grados centígrados. Ese es el momento en el que entra en juego otra medida de seguridad: los neumáticos se desinflan automáticamente para evitar que exploten.

Esta medida de seguridad consiste en unos fusibles instalados en la llanta que al aumentar la temperatura se rompen y conectan el interior del neumático con la atmósfera exterior permitiendo así reducir la presión interna evitando cualquier tipo de explosión.

Fusible térmico de la rueda de un Boeing 767 (aerosavvy.com)

Boeing estaba tan segura del éxito de su prueba que en el avión no solo iban los pilotos. Dentro de la aeronave se encontraban los ingenieros de pruebas de vuelo realizando todo tipo de estudios y mediciones.

Esta prueba supone otro hito en la industria aeronáutica que pone de manifiesto que para cada problema existe una solución.

Relacionado

Deja un comentario