El pasado día 25 de Enero, un avión MD11 de Fedex golpeó con la parte baja de la cola en la pista de aterrizaje al tomar tierra, un evento conocido como tailstrike.





Cuando ocurre algo así, se ha de realizar una inspección no rutinaria en la que se verifica que los daños no han sobrepaso los límites establecidos.

En concreto, cuando ocurre este daño, se ha de revisar lo siguiente:
  • Buscar daños en la pintura del fuselaje, así como daños en los paneles internos, grietas y roturas que hayan aparecido debido al golpe, etc.
  • Examinar el APU y su compartimento. El APU, al estar colocada normalmente en la cola, es bastante propensa a recibir daños, por lo que es necesario una revisión en profundidad para comprobar su estado.
  • Comprobar la presión del amortiguador del tren principal
  • Comprobar el estado de las antenas y drenajes ubicadas en la parte inferior del fuselaje que impactó con la pista.
  • Comprobar, si lo hubiera, el estado del amortiguador trasero o tailskid, que avisa al piloto de un tailstrike y protege al fuselaje de las cargas que se pudiera producir en este evento.



Más información en la página de Aviation Herald.