Las inspecciones boroscópicas son inspecciones visuales donde se examina el interior de una estancia a través de accesos específicamente diseñados para tal fin.

En el mantenimiento de aeronaves es muy común realizar este tipo de inspección en los motores a reacción tanto en mantenimiento preventivo (cada cierto número de ciclos del motor o número de horas) como correctivo (al producirse una ingestión de un objeto o al volar por zonas contaminadas).

La inspección utilizando un boroscopio, o también llamado endoscopio, se realiza por personal cualificado para observar defectos dentro del motor a reacción. Los defectos suelen encontrarse tanto en la sección del compresor, cámara de combustión y turbina, y éstos suelen ser:
  • Erosión
  • Corrosión
  • Pérdida de material en álabes
  • Roces y pérdidas de material en elementos móviles
  • Decoloraciones y marcas por alta temperatura
  • Deformaciones
  • Piezas sueltas o mal fijadas
  • Fracturas y agrietamientos en álabes, sobre todo en la raíz
  • Obstrucción de orificios de refrigeración
  • Daños por impactos provocados por objetos extraños
  • Daños en quemadores y boquillas.


En esta fotografía se puede observar un daño descubierto en una inspección boroscópica: la parte superior de un álabe de turbina se desprendió en vuelo causando daños muy importantes en el motor.

Los equipos utilizados son de gran calidad y coste incluyendo lentes intercambiables para diferentes usos, así como luz LED incorporada y posibilidad de tomar fotografías y vídeo.

En el canal de Youtube de Cithe, podemos visualizar un vídeo donde se explica el funcionamiento y usos de un boroscopio profesional aplicado a un motor a reacción modelo General Electric CJ805.


En este vídeo, realizado por la aerolínea portuguesa TAP se ve una inspección boroscópica de la cámaras de combustión anular de un motor CFM56 montado en diversas aeronaves como por ejemplo, el Airbus A320. En el vídeo se pueden apreciar los inyectores de combustible, la carcasa interior de la cámara de combustión así como los álabes del estator de la turbina con sus orificios de refrigeración.