En la actualidad existen varios métodos para medir la cantidad de combustible de un avión, desde sistemas visuales, aforadores y sistemas capacitivos mucho más complejos que indican con certeza y con poca desviación el nivel de combustible dentro del ala de un avión.

Conocer el nivel de combustible en un avión es algo muy importante por razones obvias y es necesario saber en todo momento qué cantidad de combustible tiene el avión para poder estimar la distancia máxima que puede alcanzar, así como su velocidad o altura de vuelo entre otros. Las formas, de la más simple a la más compleja son:

Método 1: por visión directa.


Este método necesita que los tanques de combustible están cerca de la cabina del piloto, ya que este tendrá que comprobarlo de forma visual sin levantarse de su asiento. Consiste en un tubo que cruza de arriba a abajo el exterior del tanque de combustible y que por vasos comunicantes, indica el nivel del tanque. La altura del combustible dentro del tubo es la misma que dentro del depósito y junto con una escala, indica el nivel dentro del ala.

Método 2: por aforador.


El aforador subirá y bajará en función del nivel de combustible dentro del depósito. Al otro lado de la varilla donde se encuentra el aforador, hay una resistencia variable que va modificando la intensidad de un circuito eléctrico de forma que, a diferentes valores de combustible y por ello altura del aforador, la intensidad que circula es diferente y esa intensidad variable mueve un indicador de combustible situado en la cabina.

Método 3: por condensador variable.


Esta es la manera más avanzada, compleja y fiable de medir el combustible dentro de un avión. Se usa en la mayoría de aviones comerciales y su precisión es la mayor de todos los sistemas.

Consiste en un tubo que forma un condensador eléctrico cuyo dieléctrico (material dentro del condensador) es aire y combustible. Dependiendo de la relación de aire / combustible dentro del tubo, la capacidad de este condensador variará y esa variación será traducida por un circuito electrónico en un nivel de combustible determinado.



Tres situaciones que pueden darse durante el vuelo:

  • Tubo lleno completamente de combustible: el circuito electrónico lo traduce a nivel del tanque de combustible al máximo.
  • Tubo con mezcla de aire y combustible: el circuito electrónico lo traduce a nivel del tanque de combustible entre máximo y mínimo.
  • Tubo vacío de combustible o lleno de aire: el circuito electrónico lo traduce a nivel del tanque del combustible al mínimo.

Estos tubos van situados a lo largo del tanque de combustible, colocados de forma vertical, de color azul en la figura:



Como se ha comentado, este método es el más fiable, ya que en la práctica, es capaz de medir con una fiabilidad mayor al 99,9%, resultando en una operación segura para el avión.